Causas del llanto del bebé recién nacido PDF Imprimir Correo electrónico

Bebé llorando

El llanto es la forma natural que los bebés tienen para comunicarse y lograr atención. El llanto es pues una señal vital.

 

 


Las madres primerizas generalmente tienen dificultad para interpretar el llanto de sus bebés y se angustian, esto pasa sobre todo los primeros días mientras ambos (mamá y bebé)  aprenden a entrar en sintonía lo cual se logrará mucho mas rápido a través de la lactancia materna.

 


Durante los primeros días los bebés tienen una gran necesidad de sentir a su mamá cerca y de succionar frecuentemente por eso mientras están siendo  amamantados están tranquilos pero cuando no sienten a su mamá cerca lloran de nuevo. Esta conducta del recién nacido muchas veces hace  pensar a la mamá y al resto de los familiares que el bebé tiene hambre y dicen “tiene  hambre, tu leche no es suficiente”. Realmente esto no es cierto,  los bebés recién nacidos no tienen hambre, lo que sí tienen son deseos de mamar pues nacen con un reflejo de succión muy fuerte y necesidad de estar cerca de su mamá.

 

La sabiduría  natural del recién nacido, a través del reflejo de succión, lo hace mamar frecuentemente para así estimular la producción de leche y obtener el alimento que necesita.

 


Para poder entender las razones del llanto del recién nacido debemos pensar en las tres primeras necesidades que tiene el ser humano al nacer: “el calor de los brazos de su madre, el alimento de sus pechos y la seguridad que la madre le trasmite”.

 


Un bebé recién nacido acaba de abandonar el útero materno, ese ambiente maravilloso donde permaneció 9 meses cargado, mecido  y arrullado por el corazón de su mamá. La sabia naturaleza le proporcionó ese ambiente perfecto durante su vida intrauterina para que pudiera crecer y  desarrollarse, llegado el día del nacimiento,  tiene que abandonar ese acogedor ambiente  y adaptarse al reto que le impone  su nueva vida extrauterina donde todo es nuevo, lo único conocido es su mamá por eso con ella está muy cómodo. 

 


Los recién nacidos necesitan ser cargados, acariciados, arrullados, necesitan calor humano. Esta es la única forma como los bebés aprenderán a confiar, a tener seguridad y a amarse a si mismos y todos estos sentimientos iniciales son los que contribuirán  a crear la base de la futura salud emocional del ser humano. Por lo tanto nuestra recomendación para las  madres es no dejarse influenciar por esa antigua creencia de que “cargar acostumbra a los brazos”  y “hace daño”. El amor nunca hace daño así que apurruñen y carguen  bastante a su bebé pues crece muy rápido y pronto querrá correr en vez de estar en brazos. 

 

Testimoniales

"Mi nombre es Andreína Bustamante y mi esposo se llama Dhario Borges. Tenemos dos hijos que fueron amamantados exitosamente. Contactamos a AMAMANTA y nos apoyaron mucho sobre todo a la hora de introducir otros alimentos después de los 6 meses."