Los Seres Humanos también somos Mamíferos PDF Imprimir Correo electrónico
Foto de madre osa con su osesno
 
Los humanos, compartimos con casi 5.000 especies de mamíferos sobre el planeta, una forma natural de alimentar a nuestra cría, el amamantamiento. De todos los mamíferos, el ser humano, es el único que ha cambiado la forma natural de alimentar a su cría.
 
 
Es sorprendente y aleccionador observar como los diferentes mamíferos existentes cuidan y amamantan  a sus crías aún teniendo que vencer todo tipo de obstáculos. Las ballenas por ejemplo, amamantan exclusivamente por un largo período durante el cual  ellas no comen por no conseguir alimentos disponibles. La naturaleza le garantiza a la cría una leche cremosa y perfecta a pesar de que su mamá no pueda comer. Este hecho y muchos otros similares son una muestra más de la sabiduría de la naturaleza y nos demuestra que la lactancia materna es un acto natural que garantiza la supervivencia de cada especie.  

Madre amantando a su bebé
En el caso del mamífero humano, pasa lo mismo, la naturaleza se encarga siempre de producir un alimento perfecto para el recién nacido en cantidad y calidad el problema está en que los seres humanos también somos seres racionales y nos hemos olvidado de nuestra parte instintiva dejando que sea nuestra parte racional la que siempre comanda nuestras vidas. Entonces las madres piensan que su leche no es suficiente, que el niño/a queda con hambre, que quiere estar todo el tiempo pegado al pecho, es decir las madres dudan de la perfección y naturalidad del proceso de la lactancia materna.
  
La Lactancia Materna ha sido, es y seguirá siendo la manera natural de alimentar al niño/a en la primera y más importante etapa de su vida. Es una práctica natural que garantiza la continuación del vínculo que se estableció entre mamá y bebé durante la etapa de la gestación. Después del nacimiento y una vez separado el binomio que permaneció unido durante nueve meses, la Lactancia Materna es la manera natural de dar continuidad a esa comunicación perfecta. A través de la Lactancia Materna, la madre podrá satisfacer las primeras necesidades básicas del bebé: afecto, alimento y seguridad. 

Ciertamente la lactancia materna cubre todas las necesidades del recién nacido. La leche humana cubre todos los requerimientos nutricionales del niño/a durante los 6 primeros meses al mismo tiempo que le brinda protección inmunológica contra muchas enfermedades. Por otro lado la lactancia materna satisface también las necesidades afectivas del niño/a; mientras el bebé es amamantado la madre lo acaricia, lo arrulla, le habla y lo mantiene cerca de ella, aspectos esenciales para el desarrollo físico y psico-emocional del bebé. Es por eso que no dudamos en confirmar que la Lactancia Materna es un proceso fundamental para garantizar la supervivencia de la especie.  

 

Testimoniales

"Mi nombre es Ma. Alejandra Landaeta. Amamanté a mis dos hijos hasta los 6 meses con lactancia materna exclusiva y luego continúe dando pecho además de la alimentación complementaria, todo esto lo logré gracias al apoyo y toda la información que me dieron en AMAMANTA."