Alimentación después de los 6 meses

“Proteger, promover y apoyar la lactancia materna exclusiva por seis meses y con  alimentación complementaria oportuna, adecuada y debidamente administrada hasta los 2 años o mas.”

Estrategia Global de la Alimentación del Lactante y del Niño Pequeño OMS/UNICEF 2003

Los expertos coinciden hoy en que la leche materna exclusiva durante los primeros seis meses de vida cubre todos los requerimientos nutricionales de las/los bebés y por lo tanto no es necesario dar otros alimentos ni bebidas durante este período, ni siquiera agua pues la leche materna contiene toda el agua que los/las bebés  necesitan. Después de los seis meses, la leche materna por si sola  no  es capaz de satisfacer los requerimientos de energía y nutrientes de los/las bebés y entonces es necesario introducir la alimentación complementaria.

La OMS y UNICEF recomiendan que la alimentación complementaria sea Oportuna, Nutricionalmente Adecuada y Segura.

OPORTUNA – ¿Cuándo comenzar? 

A los seis meses los/las bebés dan señales de haber alcanzado un grado de desarrollo que les permite comenzar a recibir alimentos blandos o semisólidos. Ya pueden sentarse, controlan su cabeza y pueden acercar el alimento a su boca. En este momento el sistema digestivo e inmunológico del bebé ya ha madurado y esta listo para recibir otros alimentos diferentes a la leche materna.

NUTRICIONALMENTE ADECUADA – ¿Qué alimentos ofrecer? 

Los requerimientos nutricionales de un/una bebé entre los 6 y 24 meses han aumentado bastante pues se trata de un periodo de crecimiento rápido, sin embargo el tamaño de sus estómagos es todavía pequeño. Por esta razón, durante este período los/las bebés necesitan pequeñas cantidades de alimentos muy nutritivos.

• Durante el 6º y 7º mes las preparaciones deben ser suaves y fáciles  de masticar y tragar como purés de frutas y cremas de verduras.

• A medida que la edad del bebé avanza, los alimentos pueden comenzar a ofrecerse picados en trocitos.

• La alimentación complementaria debe darse en cantidades apropiadas, teniendo en cuenta que la capacidad gástrica de un bebé de 6 meses es de aproximadamente 200cc (6,6 onzas ).

¿Cuáles son los Alimentos que deben introducirse a partir de los 6 meses?

6 a 7 meses: Continuar con leche materna e introducir: lechosa, melón, cambur, mango y patilla (las frutas con color tienen más nutrientes que las pálidas).

7 a 8 meses: Continuar con leche materna e introducir: purés de papa, apio, ocumo, zanahoria, auyama. (los vegetales con color tienen más nutrientes que los pálidos).

9 a 10 meses: Verduras picaditas en trocitos, corazón de arepa, arroz cocido, plátano carne de res o pollo en sopas, queso y mantequilla.

9 a 12 meses: Continuar con leche materna y agregar a los alimentos que el niño ya consume Granos y huevo (sólo la yema).

12 a 24 meses: A partir de los 12 meses el niño/a  ya puede estar integrado a los alimentos  que consume el resto de la familia siempre que estos no sean alimentos condimentados, enlatados  o picantes.

ALIMENTACIÓN SEGURA – Importancia de la higiene.

Los/las bebés pequeños son muy propensos a las infecciones gastrointestinales  por lo cual es muy importante aplicar prácticas de higiene alimentaria al preparar los alimentos que van a ofrecerse. Esta es una de las muchas  razones que justifican  la prolongación  de la lactancia materna hasta los dos años o más y cuando esto se logra los/las bebés sufren menos de diarreas e infecciones gastrointestinales.

ALIMENTOS NO RECOMENDADOS

Frutas cítricas, carnes crudas, bebidas gaseosas, chucherías (tipo pepitos, papitas, caramelos, frunas, chiklets, etc.)

Con la introducción de la alimentación complementaria se inicia una nueva etapa social, emocional y de desarrollo del comportamiento del niño/a  que  involucra a otras personas, además de la madre lo cual favorece el proceso de socialización.

Esta etapa constituye una maravillosa oportunidad para desarrollar la comunicación, la coordinación visual, manual y las habilidades motoras del niño/a.

La alimentación complementaria debe hacerse poco a poco comenzando por probaditas dándole tiempo a que el/la bebé se acostumbre al uso de la cucharita y a la consistencia  de los nuevos alimentos. La  introducción de la alimentación complementaria  es  un proceso que toma tiempo y que requiere paciencia pues a través de ella estamos sentando la base de respuestas futuras a la preferencia de nuevos alimentos.

Cuando la  alimentación complementaria se ofrece con amor y paciencia el estrecho vínculo que se logra entre mamá y bebé con la lactancia materna se fortalece y consolida para toda la vida.